Ubicado en la muga-frontera con Gipuzkoa, Areso fue quemado en 1794 por tropas francesas. Resurgió sobre la misma ladera, con su hermosa silueta rodeada de los mismos montes y pastizales.