CATEDRAL DE SANTA MARÍA

Es la joya de la ciudad y su visita es casi obligada. Tras atravesar la fachada neoclásica contemplaremos un imponente templo gótico (s. XIV y XV) de 28 metros de altura. La visita incluye el claustro con su fina tracería, la cocina, el refectorio y la exposición “Occidens”.

Descargar (PDF, 882KB)