CATEDRAL DE SANTA MARÍA

Es la joya de la ciudad y su visita es casi obligada. Tras atravesar la fachada neoclásica contemplaremos un imponente templo gótico (s. XIV y XV) de 28 metros de altura. La visita incluye el claustro con su fina tracería, la cocina, el refectorio y la exposición “Occidens”.Leer más

FACHADA NEOCLÁSICA

Construida en el año 1783 en estilo neoclásico desentona con el resto del conjunto catedralicio. Al menos es grande y majestuosa. Entre sus torres, tras el frontón de la fachada, vivían el campanero y su familia quienes tenían un despertador a prueba de sordos.

PUERTA DE SAN JOSÉ

En la plaza a la que le da nombre, junto a una hermosa fuente, asoma la única puerta medieval al exterior que conserva la catedral. No sabemos si es la puerta, o es que no pasan coches y casi no parece pasar la vida, pero merece la pena pasear por esta plaza.

NAVE CENTRAL DE LA CATEDRAL

Es un imponente templo gótico (s. XIV y XV) de 28 metros de altura. En su centro está el sepulcro de Carlos III y su esposa Leonor. A sus pies dos lebreles riñen por un hueso, lo que vino a representar la disputa de Francia y Castilla por el reino de Navarra.

CLAUSTRO

Es la obra cumbre de la catedral y de Pamplona. Lo mejor es entrar y contemplarlo, en silencio si puede ser. Hay cuatro lados con seis arcos ojivales, esculturas, un lavatorio, una capilla y un jardín. Así contado puede parecer poco, pero una vez visto para qué contar más.

CAPILLA BARBAZANA

Entramos desde el claustro a una capilla con una alta y hermosa bóveda gótica estrellada octogonal. Una vez visitada merece la pena pasear por la ronda del obispo Barbazán y contemplar sus poderosos muros y contrafuertes y las vistas desde las murallas.

COCINA

Considerada un ejemplo casi único de cocina gótica, se caracteriza por tener chimeneas en cada una de las esquinas y la linterna octogonal en el centro. Sus escultóricas formas asoman al exterior en un volumen prismático que alcanzan los veinticinco metros de altura.

REFECTORIO

Esta hermosa sala rectangular de amplios ventanales era el comedor, y así lo atestigua su comunicación directa con la cocina. Recinto tan magno, tuvo además la función de salón de reuniones regias, y lugar de culto bajo la advocación de San Francisco Javier.

LA EXPOSICIÓN “OCCIDENS”

Ha recibido entre otros el máximo galardón en los Premios Core 77 de New York dentro de la categoría de Interiores y Exposiciones. Es una invitación a descubrir la historia de Occidente; un viaje a las distintas etapas de nuestra historia de la mano de las nuevas tecnologías.