CIUDADELA

Pamplona conserva gran parte de las murallas que entre los siglos XVI y XVIII rodeaban por completo la ciudad. Para hacernos una idea de lo inexpugnables que llegaron a ser sus altos muros, lo mejor es recorrer la Ronda del obispo Barbazán hasta el baluarte del Redín o acercase hasta la Ciudadela.

Descargar (PDF, 996KB)