El río Salazar, que llega de las poderosas elevaciones de los Pirineos, pide paso y se abre camino entre las montañas dando lugar a la foz de Arbayún, de 5,6 km de longitud y con paredes de vértigo de 300 metros de altura. Nos acercaremos para asomarnos a sus acantilados y admirar su salvaje belleza. Adentrarse en la foz es tarea para los buitres que dominan sus alturas y en otros tiempos, para los esforzados almadieros, que en su camino hacia las fábricas de madera del sur tenían en Arbayún su tramo más peligroso. ¡Quien fuera almadiero (o buitre), para atravesar tan inaccesible ruta!

Recorrido: 5,3 km. Dificultad: fácil.

Ruta recomendada wikiloc