El valle Imotz tiene la virtud de estar muy bien comunicado, pero también la de estar muy apartado: podemos subir hacia la sierra de Aralar por Goldaratz o internarnos en un valle de bosques y bellos pueblos.