Es un agradable paseo, que combina las vistas del valle, los caminos entre robles y hayedos, y el encanto del templo románico de Itxasperri.