QUÉ VER EN OLITE Y ALREDEDORES

QUÉ VER EN OLITE Y ALREDEDORES

QUÉ VER EN TU VISITA A OLITE Y DISFRUTAR EN UN PUEBLO DE CUENTO

Si estás pensando en visitar Navarra estos días, o en alguna otra fecha del año, Olite es un destino que no te puedes perder. En Olite puedes ver su majestuoso castillo, las calles del casco histórico y disfrutar de su gastronomía. Además, su situación en la zona media de Navarra, invita a visitar sus alrededores. En este post os vamos dar unas recomendaciones para que sepáis que es lo que hay que ver en Olite.

Folleto del castillo de Olite, en la oficina de Turismo o en la web: http://guiailustradadenavarra.com/castillo-olite-navarra/

He ido muchas veces al castillo de Olite, y la mayoría porque cuando te viene alguien de fuera es baza segura. La última fue hace poco, en octubre, cuando la prima Laura llegó de visita con su marido, Alan, un simpático inglés que por amor dejó su tierra y se fue a vivir a Madrid.

Salimos sin prisas de Pamplona y por autopista llegamos a Olite en apenas 35 minutos. Aparcar es relativamente sencillo, ya que hay varios aparcamientos en la periferia de su casco antiguo, al que no se puede acceder en coche. Andando llegamos a la puerta del castillo, y comencé a soltar explicaciones. Procuré ser breve para no aburrir, y más o menos esto es lo que les conté.

-El castillo lo mandó construir Carlos III el Noble, un rey nacido en París en 1361. Fue coronado rey de Navarra en 1387, amigo del lujo y de las grandes fiestas, estableció su corte en Olite, convirtiendo el Palacio en una de las más bellas mansiones de la península.

-Su padre Carlos II fue apodado el Malo. Carlos II ambicionaba la corona de Francia, lo que le llevo a continuos enfrentamientos y oscuras tramas palaciegas. Buscando nuevas alianzas casó a su hijo, Carlos III, a la edad de 14 años con Leonor de Trastámara, hija del rey de Castilla, de apenas 13 años y singular belleza, según las crónicas de la época… pero vamos entrando y luego continúo con esta historia.

Pagamos la entrada y comenzamos a subir escaleras pasando de una sala a otra. Creo que la mejor forma de visitar el castillo es precisamente esta, un poco de aquí para allá, perdiéndose en el laberinto de torreones y aposentos. Al cabo de un rato y para descansar de tanta escalera, volví a soltar la chapa.

-El castillo no tuvo un plan claro y se fue haciendo poco a poco, a base de añadidos, pero es este uno de los principales encantos de Olite, su forma irregular y desordenada.

-Durante la guerra de independencia fue quemado para que no callera en manos de los franceses y quedó en una ruina total. He de decir que el autor de tal barbaridad fue Espoz y Mina, un famoso guerrillero, medio pariente mío, ya que yo también tengo el apellido Mina en algún lugar de mi árbol genealógico.

-En una de las salas hay unos maravillosos dibujos coloreados que muestran las ruinas del castillo y el proyecto de restauración que se llevó a cabo en el año 1937.

que ver en olite - navarra

¿Qué ver en Olite? Patio de armas del castillo de Olite.

Dejé de soltar el rollo y pasamos por nuevas estancias. En el mirador de la reina, de romántico porte, retomé la historia de los jóvenes Carlos y Leonor.

-Como ya os conté Carlos III se casó siendo casi un niño con Leonor, hija del rey de Castilla. Y el francesito iba y venía, siendo feliz en sus visitas a Castilla y a su bella esposa. Cuando Carlos III fue coronado rey de Navarra, mandó llamar a Leonor, ahora reina, para que fuera a vivir con él. Llegó la castellana, y entre una cosa y otra, al poco se volvió a las tierras de sus padres, y dijo que no quería volver, que le trataban mal. Fueron infundadas acusaciones, porque Carlos III la quería bien, pero ella que nones, que no volvía. Así estuvieron ocho años, hasta que, para no provocar un conflicto militar, fue obligada a regresar casi a la fuerza. Llegó y al arrimo de los lujos del castillo de Olite se serenó, y se quedó. Fue finalmente un matrimonio feliz que duró largos años, siendo enterrados los dos juntos en un hermoso panteón en la catedral de Pamplona.

-¿Porqué no quería estar en Navarra, papá?

– Preguntó mi hija Teresa extrañada de que una princesa no quisiera vivir en un castillo tan bonito.

-Porque hace mucho frío, digo yo.

¿Qué ver en Pamplona? Tumba de los reyes Carlos y Leonor en la catedral de Pamplona.

Seguimos nuestra ruta y en lo alto de la torre de la Atalaya, azotados por un viento frío, volví a la carga.

-Allí en la distancia está el pueblo de Ujué con su Santuario Fortaleza de Santa María, dónde está guardado el corazón de Carlos II, acordaros, el Malo. En aquella época, era costumbre de la realeza francesa eviscerar el cuerpo, que básicamente consiste en descuartizarlo y repartir los trozos por distintos lugares sagrados. Así el corazón de Carlos II está en Ujué, sus vísceras en Roncesvalles y su cuerpo enterrado en la catedral de Pamplona. Espero no aburriros mucho…

-Very interesting… -Tío Alan habla un mal castellano y creo que no se entera de nada, pero es bastante educado. Otro día le llevaré a Ujué y se va a enterar.

¿Qué ver en Olite? Torre de la Atalaya.

Como sopla un frío viento volvemos a bajar y de pasada por la torre del Aljibe les suelto:

-Esta torre tiene un interesante complejo hidráulico que elevaba el agua desde el río Cidacos para regar los jardines…

-Ahhh.

Creo que los estoy empezando a aburrir. Cojo carrerilla y me asomo a la parte de atrás del castillo.

-Mirar, ¿Sabe alguien qué es eso?

Hay un enorme huevo en la parte más sombría del castillo.

-Es una nevera. Ahí se metía la nieve en invierno y se conservaba hasta el verano. Se utilizaba con fines medicinales para bajar las altas fiebres y también para enfriar el vino clarete, que tanto les gustaba en la corte.

Último tramo y subimos hasta la torre del Homenaje. Las vistas son espectaculares. Tomo aliento y cuento la última batalla.

-El castillo de Olite fue uno de los más espectaculares de su época, tenía hasta un zoológico con leones, camellos, una jirafa, etc. De él se decía que había tantas estancias como días tenía el año…

-Sería para que Leonor se pudiera esconder mejor de su marido – Dijo mi mujer.

-O el marido de ella – Respondí yo.

Alan y Laura no parecen entender el comentario, y es que apenas llevan un año casados… pero ya lo entenderán. Bajamos las escaleras y salimos del castillo. Nos asomamos a la portada de la iglesia de Santa María para contemplar una de las mejores obras del gótico florido. Es un conjunto escultórico digno de admirar. Después y como ya era la hora del aperitivo fuimos a tomarnos unas cervezas con unos pinchos en uno de los bares del casco antiguo. Les informé que había una torre muy bonita, la de la iglesia de San Pedro, de 54  m de altura, octogonal y en estilo… pero nadie me hizo caso, y menos Alan, que estaba tomándose su segunda cerveza. No insistí y me dediqué a jugar con mi hijo Daniel a caballeros en arriesgada justa medieval.

Si lo que queréis es realizar una visita guiada, os dejo la web de la empresa encargada: GUIARTE.
castillo de Olite

OLITE

¿Qué ver en Olite? Plaza y el castillo.

Y dejo para las próximas visitas de mis ilustres invitados el espectacular pueblo de Ujué, el apartado monasterio de la Oliva o el desierto de las Bardenas.

¿Qué ver en los alrededores de Olite? 

ujué - navarra

UJUÉ

 

¿Qué ver en los alrededores de Olite? 

monasterio de la oliva - navarra

MONASTERIO DE LA OLIVA

 

¿Qué ver en los alrededores de Olite? El desierto de las Bardenas. 

BARDENAS - CASTILDETIERRA

CASTILDETIERRA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Translate »