PAMPLONA / IRUÑA

Muchos visitantes la conocen por sus fiestas de San Fermín y los famosos encierros, pero hay otra ciudad, mucho más tranquila y con un interesante casco antiguo que visitar. Pamplona es un punto de partida para las excursiones a los destinos más interesantes de Navarra.

TURISMO CULTURAL

Pamplona es la capital de Navarra y tiene una población de 200.000 habitantes. Es una ciudad moderna, limpia, verde, con una gran actividad comercial, industrial y de servicios. La visita turística se centra en su casco histórico, con sus murallas, la catedral y el recorrido del encierro.

 

Descargar (PDF, 969KB)

 

no te pierdas…

 

 

y además…

 

 

 

TURISMO GASTRONÓMICO

Pamplona cuenta con restaurantes de muy alta calidad, en los que recomendamos los menús degustación, que si bien son algo caros, garantizan la variedad de platos y las más refinadas muestras de la gastronomía de la comunidad. También les hemos querido presentar restaurantes de toda la vida, otros de diseños vanguardistas y propuestas más arriesgadas… todo un reto, que para gustos ya se sabe que están los restaurantes. Otra opción es ir de pinchos, que son fritos o pequeños platos en miniatura para degustar normalmente de pie mientras se bebe un vino o una caña. En el casco antiguo la oferta es de lo más variada, siendo las calles más concurridas San Nicolás, Estafeta y las terrazas de la Plaza del Castillo. Los jueves es “juevincho” y los precios se reducen y las calles se llenan de animación y pinchos.

TE SUGERIMOS DÓNDE DORMIR EN PAMPLONA

 

 

 

 

¿SABÍAS QUE…?

En Pamplona hubo tres ciudades en una. A finales del siglo XI, Pamplona era ciudad episcopal, formada por labradores de origen navarro. Comenzaron a instalarse fuera de las murallas pequeños grupos de viviendas, habitadas en su mayor parte por comerciantes franceses, y que darían lugar a los núcleos de población del Burgo de San Cernin y la Población de San Nicolás. Tres ciudades separadas por unos pocos metros, y cuyos habitantes de tanto ver tras los muros a sus vecinos, pronto los iban a considerar sus enemigos. En 1276 los del Burgo y la Población, ayudados por un poderoso ejército francés, se lanzaron a un ataque despiadado sobre la vieja ciudad de Iruña y a nadie respetaron, siendo la ciudad completamente arrasada.