SEÑORÍO DE BERTIZ

El Señorío de Bértiz es un extenso bosque declarado parque natural que tiene un jardín botánico con plantas exóticas y construcciones singulares. Su propietario fue Don Pedro de Ciga quien en testamento legó su finca a Navarra con la condición de que se conservara sin variar ninguna de sus características.Leer más

PALACIO PRINCIPAL

Este noble edificio del que se tiene constancia desde el año 1637 era la antigua residencia de D. Pedro de Ciga y su esposa Dña. Dorotea Fernández. Actualmente se utiliza como centro de exposiciones y lugar de jornadas, reuniones y actividades formativas.

FUENTE-ESTANQUE

Frente a la imponente fachada del palacio encontramos esta fuente-estanque (s. XIX) en cuyo centro nos espera una graciosa estatua en bronce de un niño. Sobre el estanque flotan los nenúfares, con sus raíces sumergidas y sus hojas y flores flotantes.

CAPILLA

Este sugerente templo tiene su origen en el siglo XVIII, pero sería una posterior reforma en estilo modernista la que le diera su característico aspecto actual. El porche, con su estructura de metal y cristal y sus decorados azulejos, termina de rematar el edificio.

MIRADOR

Sobre el río Bidasoa asoma este singular mirador de planta cuadrilobulada que se inspira en las pagodas japonesas. Su cúpula bulbosa recubierta de escamas de cerámica vidriada de un azul intenso destaca altiva entre los árboles y los caseríos de piedra.

SECUOYA GIGANTE

Es el coloso de los árboles. Especie originaria de la costa del pacífico de Norteamérica, el ejemplar más alto recibió el nombre de Hyperion (“el que vive en las alturas”) y mide 115 m. Las secuoyas son muy longevas pudiendo llegar a vivir miles de años.

PAGODA ROMÁNTICA

Junto a un estanque rodeada de nenúfares encontramos esta romántica construcción de… ¿madera? Al acercarnos comprobamos que es un hormigón retorcido y rugoso que imita ramas y tablas, y un banco donde sentarnos a contemplar las vistas.

CASCADA Y BAMBÚS

Sobre una composición de piedras vierte una fuente que más parece una cascada. Rodeada de bambús nos imaginaremos perdidos en una densa selva tropical de Asia. Los bambús resisten mal los fríos intensos lo que dice bien del clima benigno de Bértiz.

AIZKOLEGI

Sobre la cima del monte Aizkolegi hay un palacio ya en ruinas, mandado construir por D. Pedro de Ciga en el que descansaba en verano contemplando en la distancia el mar y los Pirineos. Sólo se puede llegar desde Bértiz andando por pistas más de 11 km.