SIERRA DE ARALAR Y VIA VERDE DEL PLAZAOLA

Es tierra en la que impera la cultura vasca, lo que se refleja en el euskera, los grandes caseríos y las tradiciones antiguas. La Sierra de Aralar tiene grandes bosques, profundas simas y cuevas, y el conjunto de construcciones megalíticas más denso de Navarra. En los valles los caseríos se reparten en torno a los prados y a  los ríos, y las ovejas lachas, tan características de la zona, producen el sabroso queso de Idiazabal. Los pueblos son pequeños, salvo Lekunberri y Leitza, que crecieron más rápido de la cuenta, pero que tienen interesantes cascos históricos que visitar.  

TURISMO DE NATURALEZA

En la Sierra de Aralar hay muchas sendas y parajes singulares. Hemos elegido el que nos lleva hasta el dolmen de Larrazpil, porque atraviesa un hermoso hayedo hasta llegar a una cumbre con una gran panorámica y un monumento singular: el dolmen de Larrazpil, uno de los mejor conservados de toda Navarra. La otra ruta es muy distinta, y está pensada para la bicicleta, ya que recorre lo que fue el antiguo trazado del tren Plazaola, que unía Pamplona con San Sebastián y que ahora es una vía verde que atraviesa numerosos túneles.

TURISMO CULTURAL

El santuario de San Miguel de Aralar está situado en lo alto de la Sierra y a él se llega desde Lekumberri por una serpenteante carretera. Es un lugar que tiene bellas vistas, antiguas leyendas y un maravilloso retablo que es una joya de la orfebrería medieval. Lekumberri y Leitza son los dos pueblos más grandes de la zona, y desde ambos se pueden realizar cortos paseos por la vía verde del Plazaola para después visitar sus cascos antiguos de grandes caseríos.

TURISMO GASTRONÓMICO

Es zona donde tradicionalmente se come bien toda una gran variedad de productos de la tierra. En los asadores los chuletones a la brasas son el plato estrella, servidos en su punto para los amantes de la carne. En las conocidas como Sidrerías se sirve el chuletón acompañado generalmente por tortilla de bacalao, postre de queso con dulce de membrillo y toda la sidra que se pueda tomar.

 

otros recorridos recomendables en la zona…

 

 

¿SABÍAS QUE…?

El  tren Plazaola unió Pamplona y San Sebastián entre 1914 y 1953, y en su recorrido tenía que atravesar gran cantidad de túneles, siendo el más largo de todos el de Uitzi, con 2,7 km de longitud. En aquellos tiempos muchos de los pasajeros iban vestidos elegantemente, pero al pasar por el túnel de Uitzi, el carbón de la locomotora teñía de negro hollín las caras y los trajes. Los más precavidos se cubrían con amplios pañuelos para evitar los estragos tan larga travesía.