El Valle de Baztan es una mezcla entre un valle escondido que ha sabido preservar su lengua, su cultura y sus tradiciones y gente emprendedora que ha ido por el mundo buscándose la vida. En una de estas andanzas los baztaneses lucharon en la batalla de Las Navas de Tolosa ganándose el escudo ajedrezado que lucen tan orgullosos en las fachadas de sus casas, más tarde muchos se fueron a la conquista del nuevo mundo, algunos se hicieron fuertes en la corte de Madrid y finalmente hubo quienes tuvieron que emigrar a América en busca de fortuna, y cuando la consiguieron volvieron a su tierra para dar fe de ella. Esta mezcolanza se manifiesta en el hogar, tan importante en la cultura vasca, que ha dado como resultado robustos caseríos, defensivas casas-torre, palacios barrocos y las conocidas como casas de los indianos. Todas diferentes pero en armonía entre sí, diseminadas en un paisaje de verdes prados, montes y ríos. Un valle hospitalario que ofrece a quien lo visita el calor de sus hogares.