Es una tierra surcada por el Camino de Santiago, en torno al cual se construyeron iglesias como Santa María de Eunate, solitaria en medio de los campos de labranza, monasterios como el de Irache, que tiene el honor de ser el primer hospital de peregrinos, ciudades como Estella, conocida como la Bella por sus muchos monumentos, y la siempre histórica y monumental Viana. Más alejado, escondido entre montañas está el monasterio de Iranzu, rescatado de las ruinas, en un espectacular enclave, bueno para la meditación y las huertas de los monjes. Es tierra Estella generosa con los peregrinos y rica de monumentos.