DOLMEN DE LARRAZPIL

Aralar tiene algo mágico. Será por sus leyendas, sus cuevas escondidas y sus numerosas construcciones megalíticas, repartidas a lo largo de toda la sierra, en las que los hombres del Neolítico (del 3.300 al 1.300 a.C) enterraron a sus seres queridos en apartados lugares sagrados. El dolmen de Larrazpil es uno de ellos, probablemente el más bello de todos, por su robusta estructura de piedra y por el paraje de hermosas vistas sobre el que se asienta.

 

Distancia 6,6 Km. Ida y vuelta    

CONSEJOS PRÁCTICOS

-Nos desviamos de la autovía en Latasa para subir un pequeño puerto de montaña hasta Goldaratz. La carretera está en buen estado, es ancha pero con muchas curvas. Suba con precaución.

-El camino está bien señalizado con carteles verticales y marcas blancas y rojas. Tendrá que estar atento a la hora de tomar la senda que nos lleva hasta Larrazpil.

-Ya en el descenso puede subir hasta la cima del Iruiondi, y luego bajar de ahí directamente a Goldartz. En este caso el primer tramo es casi monte a través hasta encontrar un camino y luego hay que saltar algún que otro vallado. La opción más cómoda es regresar por donde se ha subido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies