LA FOZ DE ARBAYÚN, LOS GRANDES ACANTILADOS

El río Salazar llega desde los Pirineos y se abre camino entre las montañas dando lugar a la foz de Arbayún, de 5,6 km de longitud y con paredes de vértigo de 300 metros de altura. Nos acercaremos para asomarnos a sus acantilados y admirar su salvaje belleza. Adentrarse en la foz es tarea para los buitres que dominan sus alturas y en otros tiempos, para los esforzados almadieros.

 

Recorrido 4,8 km. Ida y vuelta

CONSEJOS PRÁCTICOS

-El camino es muy claro en su primer tramo, pero ya llegando a la foz hay que estar muy atentos para tomar una senda mal señalizada, apenas con algún montoncito de piedras.

-En la misma foz las paredes de piedra dan vértigo. No hay ningún tipo de protección así que tenga cuidado, especialmente si va con niños.

-Es habitual contemplar el vuelo de los buitres y si tiene suerte alguno de ellos sobrevolará a pocos metros por encima de sus cabezas.

-Una vez de vuelta en el vehículo recomendamos asomarse al mirador de la foz, esté ya si con barandillas de seguridad y unas impresionantes vistas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies