Isaba, pueblo con encanto del Pirineo Navarro. Información y turismo

ISABA

Isaba es un pueblo con mucha vida. Paseas por sus estrechas calles empedradas y vas saludando a sus vecinos que se afanan en las huertas, en limpiar los portales, en regar los jardines y en definitiva, en cuidar sus casas y embellecer así su pueblo. Leer más

Creció Isaba en torno a la poderosa iglesia de San Cipriano, que más parece una fortaleza que un templo, y hubo otro tiempo en el que en lo alto del cerro destacaba un castillo del que ya no queda nada, tan solo las panorámicas desde las que dominaba el valle y sus accesos.

IGLESIA DE SAN CIPRIANO

Templo gótico del siglo XV que tiene en su interior un bello retablo plateresco.

CASAS DEL PIRINEO

Son sólidas construcciones de tejados muy inclinados, muchas de ellas blasonadas.

BARRIOS Y PANORÁMICAS

En lo alto del castillo y en el barrio de Barrikata están las mejores vistas de Isaba.

ERMITA DE IDOIA

Por un corto y hermoso paseo accedemos a este recogido enclave medieval.

CASA DE LA MEMORIA

Es un museo con cientos de piezas antiguas que reflejan la identidad roncalesa.

OFICIOS DUROS Y ANTIGUOS

En los valles pirenaicos navarros de Roncal, Salazar y Aézcoa, el aprovechamiento de los bosques era fundamental para la subsistencia y los ríos la única forma de transportar la madera hasta los lugares dónde era vendida. Así es como surgen las ALMADÍAS, balsas formadas por varios tramos de madera amarrados entre sí y dirigidas por hombres diestros.
LA TRASHUMANCIA ha sido, y es todavía, una de las tradiciones del valle del Roncal. Los pastores con sus rebaños marchaban hasta las Bardenas Reales en la Ribera de Navarra permaneciendo allí todo el invierno. Por mayo regresaban al Pirineo para aprovechar los pastos en todo su verdor.

MÁS INFORMACIÓN