PISKERRA, EL CORAZÓN DE LA BARDENA BLANCA

En el corazón de la Bardena Blanca está “Piskerra”, un paisaje que parece sacado de un decorado de película. Era tierra de bandoleros, siendo el más famoso de todos Sanchicorrota, quien cerca tenía su refugio donde fue acorralado y muerto. Aunque su fama fue temible siempre ayudó a los más desfavorecidos, una especie de Robin Hood del desierto. Caminando por el paso de los Ciervos es fácil imaginar lo complicado que resultó su captura.

 

Recorrido: 6,7 km. Circular

CONSEJOS PRÁCTICOS

-Para llegar hasta Piskerra tendrá que recorrer con su vehículo carreteras de tierra y grava, por lo que es probable que el coche se le llene de polvo del desierto.

-Consulte antes de ir la web www.bardenasreales.es por si hubiera algún tipo de restricción para el acceso a este paraje. En ocasiones se cierra por razones de conservación de la naturaleza.

-La senda no está bien señalizada, así que se requiere un cierto sentido de la orientación para no perderse.

-Las escaleras que suben hasta una caseta de observación están en muy mal estado, vaya con mucho cuidado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies