SAN GREGORIO OSTIENSE

San Gregorio Ostiense une a la espectacularidad de sus vistas y paisajes, la singular construcción de una solitaria iglesia barroca en la cima de una montaña. San Gregorio ordenó que a su muerte cargaran su féretro sobre una mula y allá donde parara, allí debería ser enterrado. Murió el santo, cargaron a la mula y tras recorrer campos y cruzar ríos fue a derrumbarse agotada en la cima del monte Piñalba.

 

 

Recorrido 7 km. Circular

CONSEJOS PRÁCTICOS

-Llegando por la carretera desde Los Arcos podremos contemplar en la cima del monte el santuario de San Gregorio Ostiense. Aparcaremos en Mués procurando molestar lo menos posible.

-La ruta nos lleva directos hasta el santuario, pero hemos incluido un desvío hasta la ermita de la Virgen de la Guarda, más que todo porque las vistas son espectaculares, con el santuario y la sierra de Codés al fondo.

-El santuario suele estar cerrado, lo que es un pena porque el interior es de un barroco luminoso. Nos tendremos que conformar con contemplar su escultórico pórtico.

-La ruta no está señalizada pero es sencilla de seguir.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies